Y valió la pena. MUUUUUY CABRÓN.

El cuarteto de Berkeley pagó toda deuda con los fans mexicanos con la presentación que acaban de dar en VL17.

Muchas crestas, caras tatuadas, cuero y estoperol se movían bajo las órdenes de Tim y Lars, que recorrieron su repertorio, desde rolas de su primer álbum, pasando por los clásicos del … And Out Come The Wolves ( ese combo de MAxwell Murder, Roots Radicals y Time Bomb, uuuuffff) hasta rolas de sus materiales más recientes.

Nos dejaron con ganas de más, y cómo no, una hora se siente poco cuando la emoción es tan alta.